¿Son importantes los cambios en la dieta y el estilo de vida durante el embarazo?

Concepto de estilo de vida saludable retrato de una hermosa mujer joven preparando una bebida con plátanos, fresas y kiwi en casa en la cocina.

La planificación de un embarazo hace imprescindible que adoptes ciertos cambios en tu estilo de vida y en tu dieta si quieres tener un embarazo y un parto saludables. Un cuerpo que está en forma mental y físicamente podrá afrontar con facilidad la tensión del parto y el embarazo. Puede beneficiarse de organizar un embarazo cuando esté preparada para ello y pueda poner su cuerpo en forma antes de la concepción.

Tenga en cuenta

Al planear un embarazo, se sugiere visitar a tu médico. Un chequeo establecerá si es seguro para ti tener un bebé, y arrojará luz sobre los problemas que puedan requerir atención. Se pueden tratar cuestiones como los problemas de fertilidad masculina o la infertilidad femenina. Los cambios en el estilo de vida son muy importantes, ya que influyen en el embarazo.

Se aconseja un peso corporal perfecto y adecuado para una persona de su estatura. El peso desempeña un papel esencial, ya que las mujeres con bajo peso y las obesas son vulnerables a los problemas de fertilidad. Las mujeres obesas tienen más posibilidades de desarrollar complicaciones como la hipertensión y la diabetes. Así que, si estás pensando en planificar un embarazo, es hora de que te pongas en forma. Se pueden consumir caminatas, yoga y ejercicios suaves que no te cansen demasiado.

¡Pruebe esto!

El yoga y la meditación son excelentes, ya que te ayudan a relajarte y a reducir el estrés. Debes dejar de fumar, el alcohol, los medicamentos, etc., ya que afectan a la fertilidad y tienen un efecto perjudicial para tu salud y la de tu hijo. Si tu trabajo te expone a teratógenos como metales pesados, disolventes, radiaciones, anestesia, vapores de pintura, líquidos de limpieza en seco, etc., puede que tengas que cambiar de trabajo, ya que son perjudiciales durante el embarazo. Si tu trabajo requiere que estés de pie durante mucho tiempo, o si tienes que trabajar por turnos, también podrías plantearte un cambio de trabajo.

Es mejor evitar las saunas y los jacuzzis, ya que se dice que aumentan las probabilidades de defectos del tubo neural en los bebés. La dieta también desempeña un papel muy importante. Puedes empezar a comer de forma saludable durante el periodo previo a la concepción. Es fundamental comer regularmente comidas equilibradas y nutritivas. Las verduras de hoja verde, el zumo de naranja, los cereales enriquecidos, el pan, los cereales, los fideos, las patatas y el arroz son excelentes.

También se puede fomentar la absorción de suplementos multivitamínicos y de ácido fólico, ya que reducen considerablemente las probabilidades de que los bebés presenten defectos de nacimiento y del tubo neural, etc. Los frutos secos, las verduras, los frutos de cáscara, las hortalizas de hoja verde, etc., son también buenas fuentes de hierro, que también puede ser importante. La leche y los productos lácteos como el yogur son buenos.

Es mejor evitar ciertos alimentos durante el preembarazo, como la carne cruda o poco cocinada, el queso blando, el pescado crudo, etc., porque pueden causar graves complicaciones en el embarazo. Los pescados ricos en mercurio, como el tiburón, el marlín y el pez espada, son un no durante el embarazo. El café es mejor tomarlo con moderación, y si es posible es mejor evitarlo por completo. Los alimentos ricos en vitamina A pueden tomarse con moderación, ya que la vitamina A en exceso tampoco es buena.

No tome medicamentos. Si tiene una enfermedad, averigüe si es seguro tomar la medicación esencial. Pregunte a su médico antes de probar un nuevo producto, como una fórmula para prevenir la caída del cabello. Esto también se aplica a los padres. En general, diviértete planificando un embarazo.