¿Qué es el lado oscuro del grafeno?

El famoso nanomaterial grafeno está formado por láminas de carbono de sólo un átomo de grosor. Además de ser el material más resistente jamás probado, posee propiedades electrónicas superlativas. Tras una década de investigación, pronto estará listo para pasar del laboratorio a las aplicaciones comerciales, como componente de aviones ultraligeros o en baterías de alta capacidad.

Riesgos potenciales

Así que puede ser el momento de adelantarse a los posibles riesgos antes de que los trabajadores estén expuestos al grafeno o antes de que llegue al agua potable, dice Sharon Walker, ingeniera medioambiental de la Universidad de California en Riverside. En una investigación publicada recientemente en Environmental Engineering Science, su grupo estudió el comportamiento del óxido de grafeno en el agua.

Los investigadores descubrieron que, en una solución que imitaba las aguas subterráneas, el material se agrupaba y se hundía, por lo que no parecía suponer un riesgo. Sin embargo, no ocurría lo mismo en una solución que imitaba las aguas superficiales, como las de los lagos y los depósitos de agua potable.

Toxicidad del óxido de grafeno

En tales circunstancias, no se depositó en el fondo, sino que flotó y se adhirió a la materia orgánica generada por la descomposición de plantas y animales. Esta movilidad podría aumentar las posibilidades de que los animales y las personas ingirieran óxido de grafeno, cuya toxicidad se ha demostrado en estudios anteriores con ratones y células pulmonares humanas.

Si estos materiales fueran peligrosos para la salud humana, su movilidad en las aguas superficiales sería un grave problema. Walker espera que estos estudios lleguen a tiempo para ser tenidos en cuenta en el desarrollo industrial del grafeno y sus derivados, así como para la regulación por parte de organismos públicos como la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos.