¿Por qué me duele la cabeza otra vez?

Matricaria (Tanacetum parthenium).

La incertidumbre sobre el motivo del dolor de cabeza es peor que desarrollarlo. Hay muchos tratamientos disponibles para cada tipo de dolor de cabeza. No todos ellos funcionan para todos los tipos. La mayoría son fáciles de diagnosticar y tratar.

Disparadores

  • El alcohol: Una de las formas en que el alcohol puede causar dolores de cabeza es la resaca. Algunos tipos de alcohol, como el vino tinto y los licores fuertes oscuros, pueden provocar dolores de cabeza. Esto puede ser causado por beber mucho líquido. Los electrolitos son necesarios para la resaca. Por eso son tan útiles el agua de coco y las bebidas deportivas.
  • Presión barométrica: Los dolores de cabeza son comunes cuando el barómetro comienza a bajar. Puede provocar migrañas y también puede causar dolores de cabeza a las personas que no padecen esta enfermedad. El meteorólogo puede darle una indicación de cuándo se producirá. Sin embargo, si es muy severo, es posible que desee trasladarse a un lugar que suele estar bajo alta presión durante todo el año.
  • La cafeína. Un estudio reciente ha demostrado que el té puede ayudar a la hidratación. Sin embargo, es la única bebida que contiene cafeína. El riesgo de deshidratarse aumenta con las bebidas que contienen cafeína, como el café, las bebidas energéticas y los productos para adelgazar. Una interrupción repentina de la cafeína puede provocar un fuerte dolor de cabeza.
  • Deshidratación. Es fácil deshidratarse. La probabilidad de desarrollar el problema puede aumentar por el clima caluroso, el ejercicio excesivo y el consumo de alcohol. La deshidratación puede provocar graves dolores de cabeza porque el cerebro es rico en agua. Es importante beber suficientes líquidos. También puede necesitar electrolitos. Las bebidas deportivas o el agua de coco pueden ayudarte.
  • Tensión ocular: Este es el dolor de cabeza más aburrido que puedes tener. Es posible detener el dolor, pero tendrás que dejar de usar los ojos durante un tiempo. Es posible que necesites gafas si sufres el problema a menudo. Esto es especialmente cierto si tu tiempo de pantalla supera las tres horas diarias. Puedes evitar los dolores de cabeza concentrándote en otra cosa cada veinte minutos. Para cambiar el enfoque de tus ojos, céntrate en algo lejano.
  • Gripe: Aunque no hay síntomas que indiquen más dolor, un fuerte dolor de cabeza puede ser un signo de gripe. Aunque los analgésicos de venta libre pueden aliviar temporalmente algunos de los síntomas, no eliminarán completamente el problema. Un paño húmedo colocado en la frente puede proporcionar cierto alivio. Esto también ayudará con la fiebre.
  • Migrañas. Aunque las migrañas son más frecuentes en las mujeres que en los hombres, su incidencia es sólo de 3 a 1. Hay tres opciones para controlar las migrañas. Evitar los desencadenantes puede ser difícil. La alimentación es el factor más importante. Cualquier sustancia que contenga tiramina puede ser la causa de un episodio. El vino, los quesos curados y algunas carnes son posibles desencadenantes. El médico también puede recetar medicamentos para evitar que se produzcan los ataques. En tercer lugar, tomar cápsulas diarias de matricaria puede prevenir las migrañas y ayudar a que no se produzcan.
  • Inflamación de los senos paranasales: Si sabe a qué atenerse, podrá identificar los problemas de sinusitis. Notarás una hinchazón alrededor de los ojos y las mejillas. Puede deberse a un virus, una alergia o una infección. Los medicamentos antiinflamatorios pueden reducir la hinchazón y aliviar parte del dolor. La reacción puede detenerse con medicamentos para la alergia.
  • Las pastillas de ajo pueden ser útiles, pero no deben causar resistencia. Otro tratamiento para los dolores de cabeza por sinusitis es el vapor. Una ducha caliente es posible, pero el vinagre y el agua funcionan mejor. Combínalos, ponlos a hervir y luego inhala el vapor. Estos consejos facilitarán la determinación de la causa del dolor y la necesidad de acudir al médico. Si decides ir al médico, asegúrate de hablar de otras condiciones médicas que puedas tener y de cualquier medicamento/suplemento que estés usando. Esto ayudará a evitar los efectos secundarios y las interacciones entre medicamentos.