¿Cómo tener una menopausia saludable?

Personas, Pareja mayor, Interior, Familia, Amor-Emoción

¿Qué es lo que tiene la menopausia que nos hace correr en dirección contraria tratando de agarrar nuestra juventud? Se podría pensar que mi casa estaba siendo atacada cuando empecé a experimentarla hace varios años. Temerosa de los síntomas que traía consigo, luché contra ella, dejándome en un estado constante de ansiedad, sintiéndome agotada y emocionalmente desequilibrada.

Escenarios en vivo

¿Por qué nos resistimos a una parte inevitable de la vida, una transición a otra etapa? ¿Cuántas otras chicas por ahí estaban experimentando los mismos problemas que yo? Había llegado algo que temía, si estaba preparada para ello o no, temía perder mi aspecto, mi figura torneada, subrayaba que mi marido podría cambiarme por una modelo más joven, como parecía ser la moda hoy en día. El mayor temor de todos era la incapacidad de tener un hijo, no poder traer otro ser humano a este mundo.

El cese de la menstruación significó el fin de mi etapa fértil, algo difícil de asumir. Era consciente de que, dentro de este proceso, la vida había tomado esa decisión por mí. La realidad era esta, podía llorar por ello todo el día durante otros veinte años o podía aprender a aceptarlo. Una vez que me di cuenta de que esto no iba a ninguna parte, dejé de luchar contra lo que era una parte natural de mi vida y empecé a seguir el proceso de cambio.

La principal pregunta que me hice fue ¿qué puedo hacer para ayudarme? Empecé a investigar y a hablar con otras chicas que se encontraban precisamente en el mismo lugar, la mayoría, si no todas, tomaban TRH. Decidida a no seguir el camino de la THS, decidí practicar lo que predicaba y eché un vistazo a mi vida. Los sofocos y los cambios de humor eran habituales. En una ocasión, cuando salí a cenar con mi marido, mientras comía carne asada, mi cara se puso cada vez más roja. En el centro del restaurante me encontré quitándome el jersey que llevaba puesto para dejar al descubierto un chaleco transparente un tanto escaso, lo que causó mucha gracia a los demás comensales.

¿Y ahora qué?

Mi marido lo ignoraba y seguía comiendo para ahorrarme el enrojecimiento adicional de la cara. Esto fue un gran avance, pues siempre salía armada con muchas prendas diferentes metidas en el bolso, de modo que si los pañuelos me daban, podía deslizarme hasta las mujeres y ponerme algo más fresco. Elegimos sentarnos en extremos opuestos del salón para tener nuestras discusiones nocturnas; yo estaba en pleno sofoco en ese momento, así que mientras mi marido se sentaba acurrucado sobre el radiador en busca de calor, yo estaba sentada a través de una ventana abierta respirando un suspiro de alivio.

Estábamos en pleno invierno de Yorkshire y el aire helado entraba en la zona creando una especie de efecto de Polo Norte. La hora de acostarse desencadenó aún más hilaridad, ya que yo me tapaba y me tapaba toda la noche dando patadas a las piernas en función de la gravedad del calor que sentía. Él, en el otro lado de la cama, se envolvió cómodamente al estilo de una tarta de manzana, aterrorizado de que me llevara las sábanas . Revisé mi armario de ropa blanca donando todas mis viejas sábanas de franela a la beneficencia y sustituyéndolas por otras de algodón fresco, ¡bienaventuranza! Empecé a buscar otras formas positivas de mejorar mi calidad de vida. Me llevó un tiempo, pero al final me di cuenta de que al etiquetar lo que veía como la temida menopausia la estaba fabricando.

Un cambio

Así que cambié mi actitud hacia ello, dejé de llamarlo el temido, y lo reconocí como parte de la vida, en lugar de apartarlo. Qué paso adelante supuso esto, sí, seguía usando las tentaciones pero debido a mi cambio de actitud de repente ya no me importaban. En lugar de verlas como el enemigo, permití que los sentidos simplemente sucedieran. Si te asusta créeme que no hay nada que temer, había abrazado una solución sí a la menopausia que encontré que funcionaba. Una vez que esto sucedió, quise hacer mejoras adicionales.

Ser coach de vida me ayudó a reevaluar dónde estaba en mi propia vida. Empecé a centrar mis energías en qué otras medidas positivas podía tomar y realicé algunos cambios en mi estilo de vida que me resultaron muy beneficiosos. Me encantaba estar al aire libre en la naturaleza, así que salía a pasear, a veces cogía el coche para ir a algún lugar bonito y simplemente me sentaba al aire libre. Me llevaba un picnic para poder pasar el día allí. Tenía un libro favorito para leer y me daba el tiempo que quería para mí. Después de haber trabajado con mujeres durante varios años, sabía por experiencia que podíamos ser culpables de no permitirnos tiempo y espacio para cultivar nuestras propias necesidades, ya que nos dedicamos a cuidar de los hijos, el cónyuge y las mascotas.

Toma nota

Es importante hacer cosas que te gusten, ya sea cultivar un huerto, caminar, bailar, lo que mejor te siente. Es el momento de escuchar la sabiduría de tu cuerpo, en otras palabras, dejar que tu cuerpo te hable; te informará de cómo te sientes, y si lo escuchas te dará beneficios. Nunca tengas miedo de probar algo nuevo, la menopausia ha sido un periodo de cambios emocionantes para mí. He escrito una novela, he empezado a hacer pilates y tai chi, he empezado a cultivar mis propias verduras y he rescatado gallinas, todas ellas cosas que me han dado gran satisfacción y disfrute.

Descubrí un nuevo interés por la comida y por lo que le hacía a mi cuerpo. Me paso el tiempo en el supermercado leyendo las etiquetas como si quisiera entender lo que estoy comiendo y, en la medida en que el presupuesto me lo permite, compro verduras ecológicas, sobre todo en invierno, cuando no puedo cultivar las mías. Necesito minimizar los productos químicos en mi cuerpo. Me he abastecido de un plan de cajas locales que me ha introducido en las verduras de temporada en lugar de comer fuera de temporada, lo que me ha motivado a ser creativa en la cocina. La calabaza asada con ajo y hierbas espolvoreada con semillas de girasol es una de mis favoritas. He experimentado con las legumbres, introduciendo nuevas en mi dieta poco a poco.

Lejos de ser aburridos, animaban los platos, lo que pruebo en mi marido, que a menudo levanta una ceja, murmurando en voz baja sobre dónde está su pastel de carne y riñones. Me estaba adaptando a mi nueva vida, encontrando confianza en mis habilidades. Me estaba dando cuenta de que podía hacerla más difícil para mí misma o podía verla como era, el comienzo de algo nuevo en el libro de la vida. Hay muchas cosas que ayudan a aliviar algunas de las molestias de la menopausia, y la homeopatía es una de ellas.

¡Hazlo!

Asegúrate de que te sientes bien y de que optas por un profesional con el que te sientas cómodo. Una de las mejores formas de ayudarse a sí mismo es intentar tener una actitud mental positiva, lo cual no es necesariamente fácil, lo sé. Intenta concentrarte en todas las cosas buenas de la vida, agradece lo que tienes, son las pequeñas cosas las que marcan la diferencia. No pierdas de vista el hecho de que todavía puedes vivir la vida plenamente. Aprovecha la oportunidad de convertirla en algo grande.

Habla con amigos que puedan empatizar contigo, habla con tu pareja. Si te sientes tenso por las cosas, sé justo; no tengas miedo de expresarte, puede que te sorprenda lo que ocurre. Unas palabras sobre la relajación o la meditación, no subestimes su poder. Puede ser una forma excelente de ayudarse a sí mismo si está dispuesto a intentarlo. Yo medito desde hace mucho tiempo y no dejaría de hacerlo, los beneficios para la salud son enormes y muy positivos.

Conclusión:

Para mí forma parte de mi vida cotidiana, como pintarse los labios antes de ir a trabajar. Si odias el concepto de sentarte en tu casa para hacerlo, encontrarás unos cuantos grupos excelentes, y te proporcionarán el apoyo que necesitas para empezar. Por último, pero no menos importante, sé amable con nosotras, no lo hacemos bien todo el tiempo, y no necesitamos ser perfectas, pero podríamos aprender a vivir con la menopausia, y hacerla una transición positiva, en lugar de verla como el final de nuestras vidas. Invierte en el apoyo de un mentor que te ayude a hacer los cambios que necesitas. Como siempre dice alguien muy cercano a mí. Es un trabajo en progreso.