¿Cómo aliviar la congestión nasal?

Mujer madura enferma envuelta en una manta sonándose la nariz, sintiéndose malsana y enferma, mujer de mediana edad molesta sosteniendo una servilleta de papel, un pañuelo, sosteniendo una taza de té o café, sentada en el sofá de su casa.

La congestión nasal es una condición en la que los conductos nasales se bloquean, dificultando la respiración. Se trata básicamente de una condición en la que los conductos nasales se bloquean por la hinchazón de las membranas. Esto puede ser causado por la inflamación de los vasos sanguíneos. Las membranas nasales se ven entonces obligadas a segregar más mucosidad para eliminar cualquier irritación causada por bacterias, virus, alérgenos u otros objetos extraños.

Congestión nasal

Las causas más comunes de la congestión nasal son la gripe crónica, la fibrosis quística, los resfriados comunes, el uso prolongado de aerosoles descongestionantes, la infección sinusal y el sarampión. También se puede experimentar alergia a ciertos irritantes como el polvo, el humo o la caspa de las mascotas. Un cuerpo extraño o cualquier defecto anatómico, como una ligera desviación del tabique nasal, también pueden provocar una obstrucción de la nariz.

La congestión de los senos paranasales, una condición dolorosa conocida como irritación, puede causar interrupciones del sueño e irritación a quienes la padecen. Los dolores de cabeza leves y las molestias faciales son otros dos síntomas que los afectados declaran. Hay muchas formas de conseguir un alivio sintomático. Entre ellas, aumentar la ingesta de líquidos, soplar las fosas nasales y evitar irritantes como el humo de los cigarrillos. El paciente también debe poder tumbarse en una cama con la cabeza ligeramente elevada y utilizar almohadas.

Vapor

Un humidificador también puede utilizarse para reducir los síntomas de la congestión sinusal. Un humidificador puede ayudar a aliviar la sequedad de las membranas nasales, que puede provocar un empeoramiento de la afección. Libera vapores de agua que son inhalados por el paciente y humedecen las vías respiratorias. La irrigación nasal es otra forma popular de eliminar el exceso de mucosidad. Para realizar este procedimiento se utiliza un neti pot. Este recipiente se utiliza para limpiar y depurar las cavidades nasales.

Está lleno de una solución salada que se vierte en una fosa nasal y se expulsa por la otra. Esto ayudará a aflojar y diluir la mucosidad, lo que proporcionará un gran alivio de la congestión nasal. La irrigación nasal es un gran tratamiento para la sinusitis. Reduce significativamente la presión, los dolores de cabeza y otros síntomas.

Conclusión:

Se ha comprobado que todos los remedios mencionados funcionan, por lo que puede estar seguro de que los resultados serán positivos y sin efectos secundarios. Es mejor utilizarlos todos juntos que ceñirse a un solo remedio para obtener los mejores resultados.